Errores más habituales en el diseño de apps

Errores más habituales en el diseño de apps

El mercado de las aplicaciones móviles ha experimentando un enorme crecimiento en los últimos años, subiéndose más y más aplicaciones móviles a las principales plataformas de distribución como Apple Store o Google Play. En la mayoría de los casos, la mejor forma de diferenciar tu aplicación de otras similares es llevando a cabo un diseño innovador y original. Igualmente, si evitamos errores en el desarrollo que puedan generar descontento entre los usuarios, lograremos un mayor número de descargas y un mayor ratio de uso. Pero, ¿cuáles son esos errores? ¿Y cómo podemos evitarlos? En esta entrada mostraremos los principales fallos que se comenten en el diseño de apps móviles y como evitar sucumbir a ellos.

diseño de apps

En muy importante poner especial atención en todas las fases del diseño de apps para no cometer errores

¿Cuáles son las principales meteduras de pata en el diseño de apps?

Tenemos que poner especial atención a todas las fases de creación de nuestra aplicación para dispositivos móviles, pero sobre todo a la de diseño. La fase de diseño de una aplicación es de extrema importancia, pues su apariencia y experiencia de usuario final depende de ella. Un diseño excelente será el elemento diferenciador de nuestro producto respecto a los de las competencia. A continuación presentamos los errores más comunes que debemos de evitar en el diseño de apps móviles:

  • Diseñar la app para tan solo para una plataforma. Según las últimas estadísticas, el 84% de los usuarios de teléfonos móviles son Android, mientras que un 17% pertenece a iOS. Por lo tanto, diseñar una aplicación para ambas plataformas nos permitirá acceder a una mayor cantidad de usuarios y ganar más descargas. Además, al adaptar el diseño de la aplicación a cada plataforma su funcionamiento será más rápido y preciso. Desarrollar una app simultáneamente para ambos sistemas operativos es otro error común dentro de este área. Llevar a cabo esta práctica es costoso y puede alagar el lanzamiento final del proyecto. De modo que es preferible elaborar primero el diseño para un sistema operativo, y posteriormente para el otro.
  • No poner especial atención al flujo de trabajo. Integrar dentro de una aplicación animaciones o vídeos cuyo contenido sea muy pesado, provocará que el flujo de trabajo sea lento y que los elementos de la app móvil tarden en cargar. Esta característica generará el descontento entre los usuarios, prefiriendo utilizar otras aplicaciones más rápidas y precisas cuyo rendimiento sea mejor. Por lo tanto, tenemos que testear y analizar el tiempo que tarda en iniciarse nuestra aplicación o si las funcionalidades de la misma cargan lo suficientemente rápido como para no ralentizar el uso. También es importante crear una buena “onboarding”, es decir, una buena presentación para que la primera vez que un usuario acceda a la app quede impresionado por el contenido o el diseño de la misma.
  • Diseño gráfico poco atractivo. Cuanto más atractivo le resulte el diseño gráfico a los usuarios mayor será el ratio de uso de nuestra app. Tenemos que analizar a nuestro público, con el objetivo de determinar sus gustos y preferencias. Así tendremos la posibilidad de crear una línea gráfica personalizada que les resulte más llamativa. Dentro del diseño gráfico otro de los elementos más importantes es la tipografía. La mayor parte de la comunicación digital se lleva a cabo a través de texto, así que cuidar su elaboración es de especial interés. Debemos de tener en cuenta no solo la forma de la tipografía, sino la estructuración del texto y su fácil compresión por parte de los usuarios. El contraste de los colores de la aplicación con el de las letras debe de ser alto, de forma que cualquier persona pueda visualizar correctamente todo el contenido escrito.
  • Interfaz de usuario complicada de usar. La usabilidad y la experiencia de usuario son dos elementos inherentes a cualquier aplicación móvil que pretenda cosechar cierto éxito. Su calidad depende en su mayor parte de la interfaz de usuario y del flujo de trabajo. Para lograr una interfaz  de usuario amigable hay que cuidar determinados elementos como los botones de acción o la colocación de paneles de información. Haciendo uso de botones fáciles de visualizar y usar, haremos mucho más sencilla la navegación a los usuarios. Adaptar el diseño de interfaz a cada sistema operativo provocará que los usuarios se sientan más cómodos con el funcionamiento de la app en su dispositivo. Si el empleo de la aplicación es algo farragoso, siempre podemos ayudar a los usuarios con tutoriales y panales de información adicionales. Es de vital importancia que los usuarios puedan obtener correctamente información dentro de la apps y navegar sin que su uso no suponga un reto mental. De este modo aumentaremos las posibilidades de triunfar con nuestro proyecto de aplicación móvil.

En Totemcat somos especialistas en el desarrollo y diseño de apps móviles. Llevamos a cabo la creación de aplicaciones tanto para Android como para iOS, ya sea en un entorno multiplataforma o en nativo. Gracias a nuestra experiencia ofrecemos resultados profesionales, precisos y a medida. Si tienes un proyecto de app entre manos, no lo duces y contacta con nosotros, te asesoraremos sin ningún compromiso.

Comentarios están cerrados



Esta página web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si pulsas en el botón ACEPTAR, consideramos que acepta su uso. Más información sobre las cookies

ACEPTAR