¿Necesitas un equipo de desarrollo de aplicaciones móviles con experiencia?
¡Contacta con nosotros ahora! Te asesoramos sin ningún compromiso.

¿Cómo desarrollar una aplicación a partir de una idea inicial?

Si tienes una idea de aplicación para un negocio o tu propia empresa, es normal que tengas dudas sobre cómo enfocar la creación de tu app. Desarrollar una aplicación es un proceso complejo, estructurado en varias fases, todas ellas importantes. Es preciso conocerlas a fondo si queremos desarrollar nuestra app de una forma racional con todas las garantías. En Totemcat te ayudamos a desarrollar tu aplicación para móviles y tablets. Nuestro equipo de profesionales te asesorará en cada una de sus fases.

desarrollo de aplicaciones para móviles

A la hora de desarrollar una aplicación, elige una empresa con experiencia.

Si quieres desarrollar una aplicación, elige una empresa con experiencia.

Definir un objetivo claro y conciso.

Todo proyecto de aplicación comienza con una idea. Pero a veces las ideas son algo difusas, y tienen a ramificarse en múltiples caminos que en ocasiones no llevan a ningún sitio. En primer lugar es fundamental definir con precisión cuál es el objetivo y propósito de nuestra aplicación. ¿Qué problema específico resuelve? ¿De qué manera concreta ofrecerá una solución? Y sobre todo, ¿cómo hacemos más sencilla la vida de nuestros futuros usuarios? Es conveniente plantearse y contestar estar preguntas para tener completamente claro nuestro planteamiento si queremos desarrollar una app de éxito.

Trabajar la idea inicial en papel.

En esta fase llevaremos al terreno de lo concreto nuestras ideas. Esbozaremos un interfaz de aplicación en papel, concretando esas ideas que tenemos en mente. Estos mockups serán muy útiles a la hora de contactar con una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles que nos ayude a darle forma a nuestro proyecto. Todo el material que generemos en esta fase será muy útil en las sucesivas fases.

Investigación de la competencia.

Es más que probable que otras personas hayan pensado en desarrollar una aplicación de similares características a la tuya. Quizá no con el mismo planteamiento y enfoque. Probablemente no cumplan bien su objetivo, o quizá no se centren específicamente a tus usuarios objetivo. No obstante, son referencias de obligado estudio. Averigua cómo atacan los problemas que intenta cubrir tu aplicación, y estudia cuáles son sus modelos de monetización. Estudia sus diseños y de qué manera pueden ser mejorados en tu aplicación. Sobre todo no te desanimes: es posible que existan varias aplicaciones con intención o filosofía similares a tu proyecto. Con millones de apps en los diferentes mercados digitales, es difícil imaginarse algo que no exista -o al menos de forma parcial.- Lo que sí es probable es que esa idea no esté todavía bien explotada. Céntrate en el potencial de tu idea, analiza a tus competidores y comienza a desarrollar una aplicación que cubra una necesidad y mejore todo lo existente hasta la fecha.

Creación de una secuencia de pantallas de la aplicación.

Esta fase viene acompañada de una toma de requisitos en detalle. Ya tenemos claro qué vamos a ofrecer, qué queremos conseguir y de qué forma lo haremos. Es en este momento cuando hay que crear un diagrama detallado de pantallas, prestando atención a los controles, UX y demás aspectos que conformarán tu aplicación. Esta fase es crucial a la hora de desarrollar una app, pues marcará las pautas que luego seguirán el equipo de diseño gráfico y de programación. Desde Totemcat te asesoramos para que el diseño que se plantee sea óptimo, se centre en la experiencia de usuario y minimice costes de desarrollo y producción.

Elaboración y testing de un prototipo inicial.

Ahora toca compartir con compañeros y especialistas en la materia los diagramas elaborados hasta la fecha. Si los has desarrollado de la mano de una empresa con experiencia como la nuestra, es bastante probable que a estas alturas tu proyecto esté bien enfocado. No obstante, una visión nueva y fresca siempre es interesante, y aporta nuevos puntos de vista. Si el presupuesto y los tiempos lo permiten, es muy interesante elaborar un pequeño prototipo -muy rudimentario- que sirva como apoyo a los diseños iniciales. Desarrollar una aplicación supone mucho esfuerzo, y es por eso que en esta fase hemos de ser críticos con nosotros mismos y modificar aquellos aspectos de nuestro planteamiento que se revelen poco útiles o intuitivos. Mantén reducido el número de personas que opinen sobre tu proyecto: busca gente que pueda tener una opinión cualificada y, sobre todo, busca potenciales usuarios de tu app que te aporten una visión sincera y sin complejos del proyecto.

Diseño gráfico de la aplicación.

Necesitamos rodearnos de un buen equipo de diseño gráfico que trabaje la imagen general de la aplicación, así como cada una de las pantallas de forma concreta. En este apartado es conveniente que confíes en el criterio profesional de una empresa de desarrollo de aplicaciones como Totemcat. Nuestra experiencia a la hora de plantear interfaces gráficos y trabajar la experiencia de usuario te ahorrará dar pasos en falso, consiguiendo un acabado profesional y minimizando presupuesto y tiempo.

Desarrollo de la aplicación.

Una vez llegados a este punto, comienza la construcción de nuestra aplicación. El equipo de desarrollo de aplicaciones móviles integrará todos los recursos gráficos, estudiará los documentos de diseño y dará forma a todos los sistemas y funcionalidades que definen la app. La experiencia en el desarrollo de aplicaciones móviles es la clave en esta fase. Son muchas las decisiones técnicas que hay que tomar a este nivel: desarrollo en nativo o multiplataforma, planteamiento de la arquitectura… De todos estos factores dependerá la calidad final de nuestra aplicación. Desarrollar una aplicación es una labor de ingeniería, y hay que tener en todo momento presentes las necesidades futuras de cara a su ampliación y mantenimiento. En Totemcat sabemos anticipar todos estos problemas. Nuestros desarrollos siempre van dirigidos a minimizar el coste de mantenimiento futuro, garantizando que esta sea ampliable en etapas posteriores.

Testing y refinamiento de detalles.

Desarrollar una aplicación es un proceso de evolución y mejora continua. Una vez tengamos la primera versión de la aplicación, hay que someterla a una fase de testing, de cara a encontrar problemas o detalles que sea conveniente mejorar. En este sentido, testamos la aplicación en múltiples dispositivos, evaluando el comportamiento de la misma ante diferentes sistemas operativos -iOS, Android…- o diferentes terminales.

Publicación en las tiendas digitales.

Llegados a este punto, ya podemos publicar nuestra app en la Apple Store o Google Play, dependiendo del caso. En esta fase, atenderemos al feedback aportado por cada una de las tiendas en el proceso de revisión, implementando los cambios que se nos requieran para que la aplicación sea finalmente publicada. Para agilizar este proceso lo máximo posible -que en el caso de la Apple Store puede demorarse semanas-, en Totemcat enviamos para su validación versiones preliminares de la app. De esta manera conseguimos agilizar el proceso de revisión.

Confía en Totemcat la creación de tus aplicaciones

Como hemos visto, desarrollar una app es un proceso complejo compuesto por múltiples fases. Tras el lanzamiento de la aplicación, nos queda una tarea no menor: el mantenimiento preventivo, correctivo y evolutivo. Una aplicación es algo vivo, que ha de adaptarse a los cambios del entorno tecnológico y del feedback de los usuarios. A lo largo de todo este proceso, son muchos los obstáculos que pueden aparecer. Contar con una empresa con experiencia en el desarrollo de aplicaciones como Totemcat es garantía de éxito. En Totemcat te ayudaremos a anticipar y resolver los problemas que puedan surgir de la mejor forma posible. Si tienes entre mano un proyecto de aplicación y necesitas asesoramiento, contacta con nosotros.

¿Tienes un proyecto de app y necesitas un equipo de desarrollo?
¡Contacta con nosotros ahora!